Le Cirque du Soleil y la melancolía

Aprovechando que hoy se estrena en Barcelona el último espectáculo del Cirque du Soleil, Dralion, recupero una entrada que escribí cuando presentaron Corteo, y que sigue siendo válida.

 

Los anuncios del último espectáculo en Barcelona del Cirque du Soleil, “Corteo”, me llamaron la atención porque todas las imágenes de los personajes que los autobuses de línea paseaban por la ciudad eran caras tristes, melancólicas, o así me parecieron.

Me he asomado a la red para buscar imágenes de alguno de sus otros espectáculos, Alegría, Saltimbanco, Mistère… y en todos ellos predominan las caras de la melancolía (o la ausencia de sonrisas o rostros alegres). También este es el tono emocional de la mayoría de sus vídeos. En raras ocasiones sus personajes dejan escapar una sonrisa y aún cuando lo hacen es tan tenue, tan frágil, que refuerza más, si cabe, el fondo de (aparente) tristeza.
Continua llegint

Anuncis

Arendt, La condición humana_3/3

Arendt, H. (1993) La Condición Humana. Barcelona: Paidós.

ACCIÓN

24. La revelación del agente en el discurso y la acción.
La pluralidad humana, básica condición tanto de la acción como del discurso, tiene el doble carácter de igualdad y distinción. Si los hombres no fueran iguales, no podrían entenderse ni planear y prever para el futuro las necesidades de los que llegarán. Si los hombres no fueran distintos, es decir, cada ser humano diferenciado de cualquier otro que exista, haya existido o existirá, no necesitarían el discurso ni la acción para entenderse. Signos y sonidos bastarían para comunicar las necesidades inmediatas e idénticas.

Continua llegint

Parejas mixtas. ¿Amores difíciles? (por F. Núñez)

Uno de los efectos de la globalización que nos llama más la atención son las parejas mixtas. Por parejas mixtas entendemos parejas donde sus miembros son de distintos países y nacionalidades, de distintos orígenes culturales, de diferentes ambientes sociales, y otras muchas “heterogeneidades”. A esta relación de pareja se puede llegar por muchos caminos: la pasión amorosa (el enamoramiento), la necesidad de cruzar una frontera o tener un pasaporte, el deseo de mejorar el nivel de vida y de tener una vida mejor, etc., etc., etc. Sean cuales sean los entresijos  del “amor”, las parejas mixtas han de afrontar los problemas propios de toda relación, pero agravados, creemos, por la distancia que la diferencia puede suponer.

Continua llegint

Arendt, La condición humana_2/3

Arendt, H. (1993) La Condición Humana. Barcelona: Paidós.

LABOR.
(En este capítulo se critica a Marx)

11. “La labor de nuestro cuerpo y el trabajo de nuestras manos”
Se propone una distinción (poco usual) entre labor y trabajo.
Sobre la esclavitud… Laborar significaba estar esclavizado por la necesidad, y esta servidumbre era inherente a las condiciones de la vida humana…
En la edad moderna falta (sorprendentemente) una teoría que diferencie claramente el animal laborans del homo faber (hay distinciones entre trabajo productivo e improductivo, experto e inexperto, manual e intelectual). El motivo de la elevación de la labor en la Época Moderna fue su “productividad”, y la en apariencia blasfema noción de Marx al afirmar que la labor (y no Dios) creó al hombre o que la labor (y no la razón) distinguía al hombre de los otros animales, únicamente era la formulación más radical y consistente de algo sobre lo que estaba de acuerdo todo la Época Moderna.

Continua llegint

Modernidad, pluralismo, individualismo y crisis de sentido

Reflexiones y notas a propósito de los libros:

P. Berger i Th. Luckmann (1977) Modernidad, pluralismo y crisis de sentido. Paidós: Barcelona.
Beck, Ulrico y Beck-Gernsheim, Elisabeth (2003) La individualización. El individualismo institucionalizado y sus consecuencias sociales y políticas. Barcelona: Paidós.

Modernidad, Pluralismo e individualismo no son conceptos, o realidades sociales, que por sí mismos deban preocupar. Otra cosa son sus consecuencias sociales, políticas o personales. Sin embargo, sí que nos llama más la atención el problema de la crisis de sentido. Consideramos que esta, el sentido, es la tarea básica de la vida social. Sin aparentes más complicaciones, pero tan sumamente complicado, esto quiere decir proporcionar un mundo ordenado (no caótico) y con continuidad. No debemos olvidar que somos mortales, “memento mori”, pero debemos pensarnos hacia el futuro. Ignoro si animales y plantas son capaces de vivir en el tiempo presente (el único tiempo real, claro está), pero la vida humana consiste en prever nuestras acciones. Esperamos y actuamos abocados al futuro.

La reflexión filosófica del s. XX ha puesto de manifiesto la preocupación por el sentido y la crisis de nuestras sociedades, modernas, plurales, individualistas y, ahora también, globales, para proporcionar unas dosis suficientes de sentido. La crisis de la razón y el problema del sentido han centrado buena parte de la filosofía contemporánea. La denominada “filosofía de la sospecha” (Marx, Freud, Nietzsche) son un buen reflejo de la crisis (y ruptura) y marcan los retos por donde deberá seguir el pensamiento filosófico. En esta entrada, me centraré en algunos de los concomitantes sociales (¿causas?) que pueden ayudarnos a entender el sentido de la crisis de sentido y algunas de sus consecuencias.
Continua llegint

La comunicació electrònica (per F. Núñez)

Publicat a http://ambitscolpis.com/2013/09/16/la-comunicacio-electronica/

Introducció
Per a la majoria de la població d’aquest planeta, a hores d’ara, la comunicació electrònica forma part del teixit de les seves vides. Milers de milions de persones parlen diàriament per telèfon, fan servir internet o envien algun tipus de missatge electrònic.
Sigui quina sigui la rellevància de la comunicació electrònica en la vida quotidiana o a l’hora de teixir la xarxa de relacions, no es pot ignorar que les tecnologies digitals, en les seves múltiples versions, i especialment la comunicativa, han transformat profundament i àmpliament les formes d’organització econòmica, política i social d’un món globalitzat. Ningú pot mantenir-se al marge. Es pot parlar, sense por a equivocar-nos d’una societat de la informació o societat xarxa, d’una nova forma d’economia capitalista, de noves formes d’organitzar el treball, la vida política o el viure diari. Podem afirmar que aquestes noves formes d’organització social i, especialment, les noves formes d’organitzar la producció de la informació i el seu ús, obren enormes possibilitats per la persecució d’alguns dels valors claus de les societats lliberals contemporànies (Benker, 2006: 10). Les tecnologies, ara hi insistirem, no determinen les accions humanes o els pensaments i emocions de la gent, però sí que amplifiquen capacitats i obren nous horitzons del que podem fer. Per això, tenim al davant nous reptes pel que fa a les llibertats individuals (autonomia) i col·lectives, a la participació política, la cultura crítica i la justícia social (Benker, 2006: 11).

Continua llegint