¿Qué es el amor? “El amor es como la lotería, la felicidad buscada por los locos y los idiotas”

Me hubiera apostado algo grande a que la afirmación del título de esta entrada encabezaba (o cerraba) Rojo y negro o La Cartuja de Parma de Stendhal, pero cuando la he buscado no he sabido encontrarla (agradeceré si alguien puede confirmar la referencia). Sea como sea, y quienquiera que sea el autor, démosla por una afirmación digna de comentario.

Afirmar que el amor es una lotería (como mucha gente puede pensar), y que solo los insensatos creen que así pueden encontrar la felicidad, nos confronta, en primer lugar, con la afirmación de O. Paz sobre el amor como azar hecho necesidad y, en segundo lugar, con la idea de F. Alberoni de que con el amor-enamoramiento se puede revolucionar y transformar una vida, la propia, con la que no nos sentimos a gusto o nos incomoda (ver entradas anteriores).

Continua llegint

Anuncis

Cupido y la «ocasión» del verano

Las noches de verano están hechas para soñar. Astronómicamente, son las más cortas del año; en la vivencia personal, en cambio, resultan mucho más largas e intensas. Si, además, coinciden con las vacaciones, probablemente nos vayamos a dormir más tarde, incluso de madrugada. Terrazas, verbenas, fiestas… El hecho de disponer de más tiempo para uno mismo nos relaja y nos permite ensanchar la vida social. Quien quiere, puede lanzarse a buscar el amor con tesón.

Continua llegint

Com s’organitzen les multituds? (11S-2014. Més d’un milió i mig de catalans dibuixen una senyera)

Quan més d’un milió de persones duen a terme una acció conjunta, podem parlar en singular? Podem parlar d’una sola acció duta a terme pel conjunt de la gent? Com tanta gent pot fer una sola cosa, conjuntament, i amb un –o en un- mateix sentit? Com tanta gent pot fer una acció conjunta i de forma organitzada?

Per poder interpretar què va passar l’11 de setembre a Barcelona –i com és possible que passi quelcom d’aquest estil i magnitud- cal tenir presents moltes dimensions i encara més matisos, com sempre en aquests temes. Tracto d’aportar algunes reflexions, poques entre les moltes possibles, per mirar d’entendre una mica més què va passar dijous passat (l’11 de setembre); o millor, quina mena de substància ho va fer possible.

Continua llegint

Cupido i l’«ocasió» de l’estiu (per Francesc Núñez)

Les nits d’estiu són fetes per a somiar. Astronòmicament, són les més curtes de l’any; en la vivència personal, en canvi, resulten molt més llargues i intenses. Si, a més, coincideixen amb les vacances, probablement anem a dormir més tard, fins i tot de matinada. Terrasses, revetlles, festes… El fet de disposar de més temps per a un mateix ens relaxa i ens permet eixamplar la vida social. Qui vol, es pot llançar a buscar l’amor amb tenacitat.

Es diria que l’estiu, la calor i la suposada acceleració dels ritmes biològics i hormonals ens inclinen a buscar l’amor romàntic, i el sexe que sempre l’acompanya. Les fantasies amoroses solen implicar la possibilitat d’una relació sexual. La cerca amorosa s’intensifica a l’estiu. Cupido té més feina estacionalment.

Continua llegint

Contra la autenticidad_2/2

Desde la perspectiva desarrollada por Javier Gomá, “la lucha por la liberación individual reñida por el hombre occidental durante los últimos tres siglos no ha tenido como consecuencia todavía su emancipación moral (… ). Nuestra época ha consumado una civilización no represora (… )“ (Gomá, 2009:11), sí, pero no ha sabido recomponer los “mores” que den sentido y orientación a la vida social.

Al contrario, el resultado de esta liberación masiva de individualidades no emancipadas ha desembocado en el que Gomá considera un interesantísimo fenómeno, el de la vulgaridad. “Llamo vulgaridad a la categoría que otorga valor cultural a la libre manifestación de la espontaneidad estético-instintiva del yo.” (Gomá, 2009: 67). No obstante, la vulgaridad debe ser trascendida, ya que es un punto de partida, no de llegada, la base del edificio social, pero no su altura. En su obra, Gomá ofrece una propuesta de reforma del yo, desde la “vulgaridad trascendida hacia la ejemplaridad igualitaria”, para recuperar parte de solidez en la vida social. [La propuesta es enormemente interesante pero no podemos desarrollarla aquí]. En este sentido, hay que pedir un respeto a la vulgaridad, pues es el producto de la liberación y de una extensa democratización del espíritu, esto es, la vulgarización generalizada del gusto y de las costumbres. (Gomá, 2009: 67)

Continua llegint

Contra la autenticidad_1/2

El mundo se compone ahora de millones y millones de estetas excéntricos satisfechos de serlo, en pos de su autorrealización personal y excusados de la virtud por la oportuna doctrina de la autenticidad. (J. Gomá)

Esta es una reflexión a partir de los dos autores, Ch. Taylor y J. Gomá (para mí, maestros) que más me han ayudado a entender las claves del pensamiento contemporáneo y a configurar un mapa de orientación. Me dedicaré, en gran medida, a resumir sus argumentos (que citaré literalmente), pero entiendo que también hay una buena parte de interpretación en lo que destaco y rehílo, pues hace tiempo que persigo los temas de los que aquí trato. Sin duda, la lectura original de los textos podría llevar por otros derroteros.

(Ver Bibliografía básica al final)

Charles Taylor, en su libro La ética de la autenticidad, considera que esta ha sido uno de los (grandes) logros de la modernidad y que ha ido de la mano de la libertad y, sobre todo, de la igualdad. Modernidad y autenticidad también han comportado malestar y consecuencias de las que no hay motivo para sentirse orgullosos. Pero el malestar no justificaría renunciar a su bien más precioso: la igualdad de todos los seres humanos (como mínimo de iure). Y sí, es paradójico que la igualdad vaya acompañada por grandes esfuerzos, por parte de todos los individuos, de diferenciación (en nombre de lo que de más auténtico y original hay en su interior: “uno mismo”, “yo”). De esta paradoja vamos a hablar y a intentar dar claves para su comprensión.

Continua llegint

¿Qué es el amor? El amor es una revolución (a dos)

Francesco Alberoni, en su entretenido y sugerente libro Enamoramiento y amor (editado en castellano por la editorial Gedisa), define el enamoramiento —que no el amor— como “el estado naciente de un movimiento colectivo de dos”. Alberoni equipara el enamoramiento a los grandes movimientos colectivos (revoluciones, algarabías, sectas, etc.) a partir de lo que tienen de alegría de vivir, de experiencia de solidaridad, de fuerza de renovación. En definitiva, el enamoramiento es una emoción o un cúmulo de emociones que parecen aumentar la potencia de existir y abrir las puertas del futuro. Si esta revolución personal que llevan a cabo generalmente dos personas sigue adelante y triunfa desemboca en una/la institución que llamamos amor. El amor es la institucionalización (con todo lo que tiene de norma social) de un movimiento “social” de renovación personal, de una revolución en la vida de dos, que conocemos como “enamoramiento”.

Continua llegint