Contra la autenticidad_2/2

Desde la perspectiva desarrollada por Javier Gomá, “la lucha por la liberación individual reñida por el hombre occidental durante los últimos tres siglos no ha tenido como consecuencia todavía su emancipación moral (… ). Nuestra época ha consumado una civilización no represora (… )“ (Gomá, 2009:11), sí, pero no ha sabido recomponer los “mores” que den sentido y orientación a la vida social.

Al contrario, el resultado de esta liberación masiva de individualidades no emancipadas ha desembocado en el que Gomá considera un interesantísimo fenómeno, el de la vulgaridad. “Llamo vulgaridad a la categoría que otorga valor cultural a la libre manifestación de la espontaneidad estético-instintiva del yo.” (Gomá, 2009: 67). No obstante, la vulgaridad debe ser trascendida, ya que es un punto de partida, no de llegada, la base del edificio social, pero no su altura. En su obra, Gomá ofrece una propuesta de reforma del yo, desde la “vulgaridad trascendida hacia la ejemplaridad igualitaria”, para recuperar parte de solidez en la vida social. [La propuesta es enormemente interesante pero no podemos desarrollarla aquí]. En este sentido, hay que pedir un respeto a la vulgaridad, pues es el producto de la liberación y de una extensa democratización del espíritu, esto es, la vulgarización generalizada del gusto y de las costumbres. (Gomá, 2009: 67)

Continua llegint

Contra la autenticidad_1/2

El mundo se compone ahora de millones y millones de estetas excéntricos satisfechos de serlo, en pos de su autorrealización personal y excusados de la virtud por la oportuna doctrina de la autenticidad. (J. Gomá)

Esta es una reflexión a partir de los dos autores, Ch. Taylor y J. Gomá (para mí, maestros) que más me han ayudado a entender las claves del pensamiento contemporáneo y a configurar un mapa de orientación. Me dedicaré, en gran medida, a resumir sus argumentos (que citaré literalmente), pero entiendo que también hay una buena parte de interpretación en lo que destaco y rehílo, pues hace tiempo que persigo los temas de los que aquí trato. Sin duda, la lectura original de los textos podría llevar por otros derroteros.

(Ver Bibliografía básica al final)

Charles Taylor, en su libro La ética de la autenticidad, considera que esta ha sido uno de los (grandes) logros de la modernidad y que ha ido de la mano de la libertad y, sobre todo, de la igualdad. Modernidad y autenticidad también han comportado malestar y consecuencias de las que no hay motivo para sentirse orgullosos. Pero el malestar no justificaría renunciar a su bien más precioso: la igualdad de todos los seres humanos (como mínimo de iure). Y sí, es paradójico que la igualdad vaya acompañada por grandes esfuerzos, por parte de todos los individuos, de diferenciación (en nombre de lo que de más auténtico y original hay en su interior: “uno mismo”, “yo”). De esta paradoja vamos a hablar y a intentar dar claves para su comprensión.

Continua llegint