Sobre el odio. Odio en la red.

El odio suele considerarse una fuerte emoción. En el sentimiento de odio, cuando decimos sentir odio hacia alguien o hacia algo, como sucede con su contrario el amor, están implicadas muchas emociones y tiene siempre muchos matices. Podemos decir que

Odio-red

odiamos las lentejas, las playas abarrotadas de gente, los políticos corruptos, los… póngase cualquier nacionalidad, odiamos las arañas, la comida prefabricada, las personas arrogantes, odiamos al vecino que no nos deja dormir, la persona que nos ultrajó, la que nos traicionó y odiamos a quién mató a nuestro hijo. Claro está que todos estos “odios” que alguien puede sentir son bien distintos y nos implican y nos mueven a la acción de forma muy diferente. Aún odiando las playas abarrotadas de gente puedes aceptar ir a una de ellas, e incluso pasarlo bien, pero difícilmente compartirás una cena con la persona que asesinó a tu hijo, a no ser que estés preparando la venganza.

Pese a todas las intensidades y variantes que puede tener el “sentimiento de odio” hay un rasgo característico y central, que ya Aristóteles destacó en su Retórica: el que odia a alguien o a algo, cuando no es solamente una manara de hablar, lo que se quiere es que ese alguien o algo no exista, que no exista en tu vida, que no forme parte de ella o, más aún, borrarlo de toda existencia. El odio no es una emoción pasajera, de hecho no es simplemente una emoción, como trataré de argumentar. El odio, a diferencia por ejemplo del enojo, la rabia o la ira que algo o alguien te puede hacer sentir en una circunstancia determinada, no suele desparecer con el tiempo. Tiene un carácter permanente que no es propio de las emociones. El odio puede no curarse nunca, puede ser permanente. Además, no suele dirigirse a un caso particular, como por ejemplo a ese pasajero que te ha arrollado en la calle sin consideración y ha despertado tu ira, sino que suele sentirse hacia todo el “genero”: odio las lentejas, odio a los políticos corruptos, odio a los… de tal nacionalidad, odio las arañas, etc. Los odio a todxs!

Continua llegint

Anuncis