Emociones e internet. Mirar y ser mirado.

Sencillamente, las emociones importan porque si no las tuviéramos, nada más importaría. Unas criaturas sin emoción no tendrían ningún motivo por el cual vivir ni tampoco, en realidad, por el que suicidarse. Las emociones son la materia de la vida… Las emociones son el cemento o el vínculo más importante que nos liga a las demás personas…. Desde el punto de vista del interés, las demás personas son esencialmente fungibles; desde una perspectiva emocional, no.

Elster. Alquimias de la mente

 

 

[Fragmento de una comunicación presentada junto con Pau Alsina en el IX congreso de la FES. Barcelona 2007.]

El individualismo moderno presupone un gran margen de libertad en la expresión social de las emociones y de los sentimientos. Hemos pasado de una representación social bien regulada y codificada de las emociones a una supuesta presentación espontánea de las mismas. Así la espontaneidad, convertida ahora en norma de expresión en público, se ha experimentado como la capacidad de liberarse de las convenciones sociales, que en el s. XVIII todavía regulaban totalmente la representación pública de las emociones. Pero habrá que ver si la supuesta espontaneidad de la expresión emocional en los espacios tecnológicos no está fuertemente regulada, es decir, tipificada e ‘institucionalizada’ por la estrecha fusión entre lo social y lo tecnológico.

Las emociones tienen en toda la historia de la cultura occidental, y especialmente en el mundo contemporáneo, un papel preponderante. Independientemente de cómo las comprendamos y cuál sea el papel que les asignemos en la naturaleza humana, la vida emocional, su expresión y su manifestación, tienen un lugar destacado en la comprensión de la acción social. En La retórica, Aristóteles, por ejemplo, “muestra, mejor que ningún otro filósofo, cómo las emociones están enraizadas no sólo en la psicología individual, sino también en la interacción social” (Elster, 2002:74).

Continua llegint

Emociones y tecnología

¿Qué papel tiene la tecnología en la construcción de emociones? ¿De qué manera se están tecnologizandolas emociones hoy? [Fragmento de una comunicación presentada junto con Pau Alsina en el IX congreso de la FES. Barcelona 2007.]

“Si intentamos comprender las técnicas mientras asumimos que la capacidad psicológica de los humanos está dada de antemano, no conseguiremos entender ni cómo se crean ni cómo se utilizan las técnicas” Latour, De la mediación técnica.

Sabemos que muchas de las emociones, incluso de las denominadas sociales, las compartimos con algunos animales. Pero, entonces, ¿qué tienen los colectivos humanos que no tienen los babuinos? Bruno Latour nos ayuda a responder esta pregunta: la mediación técnica. Siguiendo esta caracterización, y la del ‘medio’ que nos singulariza, recordaremos que la técnica es una forma de delegación que nos permite movilizar, durante las interacciones, movimientos hechos anteriormente, en algún otro lugar, por otros actantes.

Internet, así como un repositorio de vídeos en internet como youtube, no impacta en el medio social y en la vida emocional de las personas como si se tratase de un factor externo caído del cielo, determinando fatalmente nuestras relaciones. Más bien se trata de un factor endógeno del proceso social, pues tecnología y sociedad se co-producen simultáneamente. Podríamos afirmar que espacios como youtube lo que ‘únicamente’ hacen es amplificar un proceso social de largo recorrido. Se trata de ver ahora algunas de las consecuencias de esta mediación.

Continua llegint

Los ricos también lloran, pero menos amargamente (F. Núñez)

A veces, para aligerar la pobreza o hacer más soportable la injusticia social, es un clásico recordar que “los ricos también lloran”. Con esto se quiere afirmar que no sólo sienten, como todos los mortales, sino que también están sometidos a las contingencias desgraciadas de la vida y a todo tipo de sufrimientos y sentimientos penosos.

Pero, ¿es posible que ricos y pobres, por simplificar las categorías sociales, seamos iguales en lo que a las emociones se refiere? ¿Sentimos todos lo mismo? ¿Nadie puede escapar a las penas?

Continua llegint

Sobre el amor

Reproduzco 5 entradas que tienen el amor como tema (y que publiqué en http://socemocio.wordpress.com/)

  • El amor es un juego solitario
  • Amor y dinero
  • Love and other Demons in the Age of the Internet
  • El amor en los tiempos de internet

[A propósito de la novela de Daniel Glattauer, Contra el viento del norte.]

  • Cada siete olas, los happy end y la imaginación

[A propósito de la segunda parte de la novela de Glattauer]

El amor es un juego solitario

El amor nos une a los seres queridos; atrae, enreda, ata.  A nadie se le escapa que los enamorados anhelan el abrazo, que una caricia alivia el dolor y que el olor del amor penetra hasta el corazón. Los amantes se pertenecen porque les gusta saberse uno del otro; “mío” ,“tuyo” son susurros frecuentes. Quien se enamora y se sabe correspondido es capaz de romper con todos los lazos que le atan a si mismo y a su pasado para lanzarse junto al otro hacia delante. El amor compartido promete la felicidad. En nombre del amor, o por amor, se rompen lealtades, cadenas y se buscan supuestos horizontes de felicidad. El amor, tanto presente como esperado, y aún más cuando se aspira a él que cuando se tiene, da sentido a la vida.

Y sin embargo, el amor es un juego solitario. Es como el ajedrez: puede jugarse en pareja, ese es el mecanismo del juego, pero consiste en pensar qué pensará el otro para responder a su movimientos, para obligarle a ellos o para sorprenderle. El objetivo del amor, a diferencia del ajedrez, no está prefijado y responde a valores culturales, a canales sociales y a gustos personales. En el amor no hay un claro objetivo y en buena parte es imaginado.

Continua llegint

Realitat imaginada. L’exemple de les emocions (Formes de realitat en el món contemporani) per F. Núñez

(Publicat al blog del Colpis: http://ambitscolpis.com/)

La wikipèdia, i la majoria dels diccionaris de filosofia, defineix realitat com “el conjunt de tot allò que existeix, en contrast amb tot allò que és imaginari o allò que sembli altra cosa que el que és” (http://ca.wikipedia.org/wiki/Realitat).  Per tant, una realitat imaginada ha de ser un fantasma, un constructe irreal de la imaginació. Res que pugui ser considerat real pot ser un producte de la imaginació. Això no vol dir, és clar, que no pugui imaginar-se allò real o que no hi pugui haver una coincidència entre una realitat imaginada i allò real.

No obstant això, amb “realitat imaginada” afirmo que pot haver-hi, o que de fet hi ha, una realitat com a resultat del procés imaginatiu, és a dir, que la imaginació, en tant que capacitat social, i no només individual, crea i pot crear realitat. Hi ha realitats que són imaginades i que només existeixen com a imaginació o en l’imaginari social, però que són realitats. Malgrat ser imaginades, són reals i tenen en la vida de les persones els mateixos efectes que pot tenir una realitat física o ideal. Són viscudes –i tingudes- com a realitat.

Continua llegint