La imaginación y el sueño, laboratorios de experiencia (per F. Núñez)

Los humanos requerimos de largos años de aprendizaje (aculturación, socialización) para llegar a ser humanos. Somos un ser abocado a la acción y la acumulación de experiencia (humana); un ser previsor que anticipamos y nos proyectamos en el futuro, y un ser no acabado, porque hacernos humanos no tiene un final (A. Gehlen). Los humanos tardamos entre una y dos décadas en adquirir la autonomía necesaria para movernos por nuestros mundos sociales. A diferencia de los llamados “hábitats naturales” (ecosistemas), los mundos humanos, tan plurales y tan diversos, a menudo cambian a gran velocidad y su naturaleza, lo que son, depende de nuestras interacciones-de nuestros vínculos-y de nuestras acciones en el entorno.

Continua llegint