Pluralismo y mito_4/7

3. Consecuencias de la modernidad: pluralismo y crisis de sentido

Una tesis bastante extendida es la crisis de sentido entendida como un resultado del pluralismo contemporáneo que a su vez es consecuencia de los efectos de la modernidad en la conciencia. En la interpretación que estamos haciendo, la crisis de sentido es paralela a una crisis del mito, no de lo mítico, sino del contenido mítico de algunos mundos de sentido.

Entenderé por sentido -seguiré de cerca en este apartado a P. Berger y Th. Luckman (1997) – una forma compleja de conciencia, la conciencia de que existe una relación entre varias experiencias. El sentido no es algo que se da independientemente y que actúa como motivación de la acción humana. La manera en cómo se genera el sentido (subjetivo) en la conciencia del individuo implica la acción social. Tipificaciones, clasificaciones, patrones de experiencia y esquemas de acción son elementos del patrimonio subjetivo de conocimiento que en buena medida provienen de los patrimonios sociales de conocimiento. Sin embargo, el sentido de una experiencia o acto surge siempre en alguna parte, en algún momento como acción consciente de un individuo para resolver un problema en relación con un entorno natural y social (B y L, 1997: 35). Ahora bien, como la mayoría de problemas a los que se enfrenta un individuo son los mismos problemas que surgen en la vida de otras personas, las soluciones son intersubjetivamente relevantes. Lenguaje e instituciones son los “depósito de sentido” (social y socialmente adquirido) para liberar al individuo “de la pesada carga de solucionar los problemas de la experiencia y el acto que afloran, como por primera vez, en situaciones particulares “(B y L, 1997: 40). No debe pasar por alto que producción, legitimación y comunicación de sentido están socialmente distribuidas, es decir, no son uniformes e implican relaciones de poder.

Continua llegint

Anuncis