Retos virales.

La pregunta sobre la que quiero reflexionar es por qué se aceptan los retos (virales), por qué motivan i/o nos resultan atractivos. Por qué se llevan a cabo.

Si buscamos en el diccionario la palabra “reto” la encontraremos definida como el tener, o proponerse, o aceptar un objetivo que es difícil de cumplir o conseguir. No se trata de una acción cotidiana sino que requiere saltarse de algún modo el guion. En este sentido, el reto constituye un estímulo o un desafío para quien lo afronta. Resalto las ideas de estímulo y desafío.

index

El hecho de que los retos nos resulten estimulantes nos dice mucho de su lugar en nuestra manera de ser. En el vivir cotidiano, en la monotonía del día a día, la mayoría de las acciones que llevamos a cabo se producen como de forma automática. No tenemos que pensar en ellas, se suceden casi inadvertidamente y sin aparente esfuerzo. Son eso que hacemos cada día, que hemos repetido cientos o miles de veces. El hecho de que el vivir diario se gestione de este modo nos facilita mucho la vida y nos hace, digámoslo así, más eficaces. Si nos paramos a pensar, si algo nos hace reflexionar sobre este hacer cotidiano, puede resultarnos aburrido y lo podemos valorar como anodino. Uf, cada día lo mismo! Parece como si la falta de experiencias nuevas nos hiciese perder interés por la vida. Echamos de menos el “ah!” de sorpresa y emoción que va asociado a una primera vez (“la primera vez que…”). De ahí que muchas personas, cuando toman consciencia de su “normalidad”, pues en definitiva estamos hablando de eso, se sienten empujadas a buscar nuevas experiencias y nuevas sensaciones. Nos estimula lo diferente, lo que puede aportar ese plus de emoción a nuestra monotonía. Los retos pueden tener características y dimensiones muy diversas: gravar o participar en un pequeño vídeo en el que vamos a congelar nuestro movimiento y expresión, subir una cima de 6 mil metros, nadar 50 piscinas, conquistar el amor de una persona o obtener un doctorado en física.

Continua llegint

Anuncis

Quin és el sentit de l’art?

anonadamiento

Markus Gabriel,  en el seu llibre Per què el món no existeix, explica que el sentit de l’art és que ens confronta amb el sentit. No seria tant un coneixement, un procés per obtenir coneixement sobre el “món”, com un procés (o no sé com dir-ho) que ens mostra quines són les condicions de la producció del coneixement. El sentit fa aparèixer objectes que es situen d’alguna manera davant el sentit i l’oculten. Per exemple, això és el que passa amb el sentit de la vista. Els objectes vistos sorgeixen davant del sentit de la vista i oculten el fet de ser vistos. Veiem els objectes, i no que els veiem.

[¿Us sembla que pot ser allò de Machado… “El ojo que ves no es / ojo porque tú lo veas;/
es ojo porque te ve…?]

qu-es-el-arte-artes-i-2012-claeh-3-728

I d’aquesta manera, en les arts visuals –diu Gabriel- es fan visibles els nostres hàbits de veure, la forma com veiem els objectes. Però també amb arts com la cuina podem veure com canvia el nostre sentit del gust. L’art allibera els objectes dels quals tracta, col·locant-nos en posicions diferents davant d’ells i fent-nos veure el camp de sentit especialment fet/creat per ells. L’art desvia els objectes dels camps de sentit en els que normalment apareixen (i no ens adonem en la forma en què apareixen) i ens permet adonar-nos de la manera en què els objectes tenen/prenen sentit en els camps de sentit que li són propis.

Continua llegint