Emociones y tecnología

¿Qué papel tiene la tecnología en la construcción de emociones? ¿De qué manera se están tecnologizandolas emociones hoy? [Fragmento de una comunicación presentada junto con Pau Alsina en el IX congreso de la FES. Barcelona 2007.]

“Si intentamos comprender las técnicas mientras asumimos que la capacidad psicológica de los humanos está dada de antemano, no conseguiremos entender ni cómo se crean ni cómo se utilizan las técnicas” Latour, De la mediación técnica.

Sabemos que muchas de las emociones, incluso de las denominadas sociales, las compartimos con algunos animales. Pero, entonces, ¿qué tienen los colectivos humanos que no tienen los babuinos? Bruno Latour nos ayuda a responder esta pregunta: la mediación técnica. Siguiendo esta caracterización, y la del ‘medio’ que nos singulariza, recordaremos que la técnica es una forma de delegación que nos permite movilizar, durante las interacciones, movimientos hechos anteriormente, en algún otro lugar, por otros actantes.

Internet, así como un repositorio de vídeos en internet como youtube, no impacta en el medio social y en la vida emocional de las personas como si se tratase de un factor externo caído del cielo, determinando fatalmente nuestras relaciones. Más bien se trata de un factor endógeno del proceso social, pues tecnología y sociedad se co-producen simultáneamente. Podríamos afirmar que espacios como youtube lo que ‘únicamente’ hacen es amplificar un proceso social de largo recorrido. Se trata de ver ahora algunas de las consecuencias de esta mediación.

Continua llegint

Anuncis

La tecnología, ¿nos determina o nos libera?

La utilización de herramientas para relacionarse con el entorno no es un comportamiento exclusivo de la especie humana, pero solo los seres humanos hemos hecho de la mediación tecnológica el eje central de nuestra vida, de nuestras relaciones con el mundo y con los otros semejantes.

Seguramente hubo un día en que un primate se ayudó de algún tronco para cruzar el rio que se interponía en su camino o en su huida de algún peligro. Se trata de un momento parecido a aquel que dramáticamente simboliza la película “2001 Odisea en el espacio” cuando uno de nuestros antepasados (de ese remoto y oscuro pasado de donde supuestamente procedemos) utiliza una herramienta-hueso para destrozar un cráneo. Entre el “primer” tronco y un trasatlántico, entre esa primera arma (mortal, eso sí) y un avión-dron equipado con sofisticados mísiles nucleares, han pasado algunos miles de años durante los que nos hemos dedicado a conservar y transmitir los conocimientos que nos permiten perfeccionar nuestras “tecnologías” para hacer todo eso que hacemos en el mundo. En relación a esta habilidad humana son pálidas las semejanzas con el resto de especies animales. “Hacernos un mundo” –un mundo humano- es una de esas actividades en las que estamos enzarzados hace tantísimo tiempo.

Continua llegint