La felicidad: cuestión de palabras

El lenguaje, también lo podríamos decir de la literatura, sirve para expresar la experiencia, nuestra experiencia de la vida. Las palabras que sirven para expresar esta experiencia, aquello que pensamos y, sobretodo, aquello que sentimos, dan forma y contenido a lo que vivimos. Algo así como que la experiencia sin palabras, sería ciega. Y claro, las palabras sin experiencia, estarían vacías. Si las palabras desaparecen o se deterioran, se empobrece la experiencia del mundo. Por ejemplo, buena parte de lo que podemos llamar una crisis de la religión, tiene que ver con una crisis del lenguaje religioso (Lluís Duch, dixit). Lo mismo podemos decir análogamente de la felicidad. Al reducirse las palabras que hablan de ella, que nos pueden servir para definirla o matizarla, reducimos aquello que podemos vivir y experimentar como felicidad. Nuestra ignorancia nos ocultará la experiencia, la empobrecerá. Como hemos dicho, el lenguaje es como una linterna que ilumina lo real, aquello que hay o tiene lugar.

Felicidad

En realidad, la felicidad más que una realidad tiene lugar siempre como una esperanza, un imaginario de futuro, algo de lo que podemos hablar pero difícilmente concretar en una experiencia que pueda ser común a todos, o a algunos. No obstante, pese a su naturaleza imaginaria, según la imaginemos, según hablemos de ella, condiciona lo que hacemos, nuestro actuar, para conseguir-la. Condicionamos el futuro y condicionamos nuestra posible experiencia de felicidad, su realización. Por eso son tan importantes y tan decisivos los colores –las palabras- con que la pintamos. Al hablar de nuestro futuro, lo diseñamos y definimos, al mismo tiempo, nuestro presente. Si, por ejemplo, decimos que la felicidad para nosotros consiste en una vida familiar tranquila, con las necesidades satisfechas y el control de nuestra vida o, por el contrario, para ser feliz anhelamos una vida llena de emociones, excitación y cambio, sea como sea, cualquiera de las múltiples versiones posibles, está condicionando aquello que hacemos para conseguirla y, en caso de alcanzarla, tendrá ese contenido.

Continua llegint

Anuncis