Arendt, La condición humana_3/3

Arendt, H. (1993) La Condición Humana. Barcelona: Paidós.

ACCIÓN

24. La revelación del agente en el discurso y la acción.
La pluralidad humana, básica condición tanto de la acción como del discurso, tiene el doble carácter de igualdad y distinción. Si los hombres no fueran iguales, no podrían entenderse ni planear y prever para el futuro las necesidades de los que llegarán. Si los hombres no fueran distintos, es decir, cada ser humano diferenciado de cualquier otro que exista, haya existido o existirá, no necesitarían el discurso ni la acción para entenderse. Signos y sonidos bastarían para comunicar las necesidades inmediatas e idénticas.

Continua llegint

Anuncis

Arendt, La condición humana_2/3

Arendt, H. (1993) La Condición Humana. Barcelona: Paidós.

LABOR.
(En este capítulo se critica a Marx)

11. “La labor de nuestro cuerpo y el trabajo de nuestras manos”
Se propone una distinción (poco usual) entre labor y trabajo.
Sobre la esclavitud… Laborar significaba estar esclavizado por la necesidad, y esta servidumbre era inherente a las condiciones de la vida humana…
En la edad moderna falta (sorprendentemente) una teoría que diferencie claramente el animal laborans del homo faber (hay distinciones entre trabajo productivo e improductivo, experto e inexperto, manual e intelectual). El motivo de la elevación de la labor en la Época Moderna fue su “productividad”, y la en apariencia blasfema noción de Marx al afirmar que la labor (y no Dios) creó al hombre o que la labor (y no la razón) distinguía al hombre de los otros animales, únicamente era la formulación más radical y consistente de algo sobre lo que estaba de acuerdo todo la Época Moderna.

Continua llegint

El dosel sagrado (de P. Berger)

Berger, P. (1999) El dosel sagrado. Para una teoría sociológica de la religión. Barcelona: Kairós.

[Resum, notes i comentaris]
 1. Religión y construcción del mundo
Tesis: Toda sociedad humana es una empresa de construcción del mundo, y en esta empresa la religión ocupa un lugar propio.

Esta afirmación requiere entender la sociedad en términos dialécticos // Dialéctica social [se puede consultar de P. Berger: Invitación a la sociología i de Berger & Luckmann: La construcción social de la realidad].

La dialéctica social implica considerar la sociedad como un producto del hombre, pero también el hombre como un producto de la sociedad.
Un dato muy importante a tener en cuenta es que la sociedad (siempre) está allí antes de que cada individuo nazca, y allí seguirá después de su muerte (pàg.14)
[Relacionar esta consideración con los “marcos referenciales” de los que habla Ch. Taylor -properament faré una entrada sobre el tema-]
Continua llegint