Control emocional y control social

Vivimos instalados la mayor parte del tiempo en el mundo de la vida cotidiana. Se trata, como nos ha mostrado la sociofenomenología (A. Schüzt), de un mundo que percibimos organizado y del que raramente dudamos. Es el mundo y es así. Generalmente, en este “nuestro” mundo, las acciones que llevamos a cabo tienen un motivo pragmático, es decir, solemos actuar para cambiar algo del mundo o para influir en las acciones (los comportamientos y las ideas) de nuestros congéneres. Nuestro interés es el objeto de nuestras acciones, es decir, la dominación del mundo de acuerdo con nuestros intereses.

Esta introspección fenomenológica no pasó desapercibida al genio griego. Aristóteles recopiló en su Retórica todo aquello que los griegos aprendieron sobre el arte de la persuasión. La retórica es definida por Aristóteles como la facultad de considerar en cada caso lo que cabe para persuadir (1355b). La persuasión es un medio para poder decidir o influir en las acciones de los otros. Persuadir es conseguir imponer nuestros intereses en la vida social. Tener, podríamos decir, capacidad de influencia (en la vida personal, social o política).

Continua llegint

Anuncis

Emociones y control social (por F. Núñez)

La mayor parte del tiempo vivimos instalados en el mundo de la vida cotidiana. Se trata, como nos ha mostrado la sociofenomenologia (A. Schüzt), de un mundo que percibimos organizado y del que raramente dudamos. Generalmente, en este “nuestro” mundo, las acciones que llevamos a cabo tienen un motivo pragmático, es decir, solemos actuar para cambiar algo del mundo o para influir en las acciones (los comportamientos y las ideas) de nuestros congéneres. Nuestros intereses, la dominación del mundo de acuerdo con nuestros intereses, es el objeto de nuestras acciones.

Esta introspección fenomenológica no pasó desapercibida al genio griego.  Aristóteles recopiló en su Retórica todo aquello que los griegos aprendieron sobre el arte de la persuasión. La retórica es definida por Aristóteles  como la facultad de considerar en cada caso lo que cabe para persuadir (1355b). La persuasión es un medio para poder decidir o influir en las acciones de los otros. Persuadir es conseguir imponer nuestros intereses en la vida social. Tener, podríamos decir, capacidad de influencia.
Continua llegint