El lado oculto de la vida (por F. Núñez)

Reflexiones a propósito del libro de Javier Roiz, El Mundo Interno y la Política. (Madrid: Plaza y Valdés, 2013) (ver nota final)

No hace falta ser muy perspicaz para darse cuenta de que la vida (personal o pública) está llena de contradicciones. O mejor dicho (pues las contradicciones son un formalismo de la razón, una incoherencia o incompatibilidad lógica): la vida está llena de zonas o rincones ocultos y oscuros que no son fáciles de interpretar o de entender. A veces, y en vano, hacemos un esfuerzo desmesurado por dar a la conciencia –poder “ejecutivo”- las riendas de nuestra vida, pero ésta puede resultar un soberano estúpido o muy ignorante de todos los espacios y dimensiones vitales que debe gobernar. Sencillamente, no puede.

No se trata tan solo de constatar que, por ejemplo, el intelectualismo moral (la idea de que si uno “sabe” -y es consciente- no hace el mal o no toma decisiones estúpidas porque “sabe” lo perjudiciales que pueden resultar), no es un camino acertado para entender nuestro comportamiento. Hay, en el gobierno de nuestras vidas, más actores que la conciencia racional. Y no sólo son (o no únicamente) las cambiantes e imprevistas –y a veces también impertinentes- emociones. Las pobres [a las que pronto dedicaré muchas entradas] suelen dejarse dominar y entender por la razón. Tampoco me refiero a ese juicio torcido que, sabiendo lo que me conviene (“sé lo que debería hacer, y si embargo…”) hago todo lo contrario o, como mínimo, no hago lo que sé que debería y me conviene. Este caso tiene mucho que ver la fuerza de las circunstancias, la estupidez y el dejarnos llevar por “las tentaciones”.

Continua llegint

Anuncis