Pagar para pasar miedo

¿Por qué hay personas que compran una entrada de cine para ver una película de terror? El cine de terror, las películas de “miedo”, tienen su público. Algunas han recaudado millones de dólares, recuérdese “El exorcista”, “El sexto sentido”, “Expediente Warren”, “Annabelle”, “La señal”, “El proyecto de la bruja de Blair” o las de Freddy Krueger. ¿Cómo es que pagamos para tener miedo, una emoción que se clasifica entre las negativas? El miedo nos produce pesar, nos atenaza, nos puede angustiar… disminuye nuestra potencia de existir. ¿Por qué, entonces, pagamos por ello?

Siempre hay, claro está, quién lo pasa tan mal viendo este tipo de películas que se abstiene de hacerlo. El cine de terror puede despertar viejos fantasmas, provocar pesadillas o revivir malos momentos del pasado. Sin duda, si se sabe esto, es mejor abstenerse. Pero estamos hablando de una minoría de personas. Por lo general, a quién no le atrae este género cinematográfico es porque, sencillamente, no le interesa o le resulta aburrido. Esto nos da una primera pista de por qué hay quien sí está dispuesto a pagar por ver una película de terror. Si a una persona al salir del cine, aún con los pelos de punta o muy excitada, le preguntamos por qué ha ido, nos resonderá que porque le encanta, que lo ha pasado muy bien, que le ha gustado el miedo que le ha provocado, o los sustos que ha sufrido. De algún modo está satisfecha, se siente bien. El efecto final no es el pesar o emoción negativa a la que antes me refería.

Continua llegint

Anuncis

Hipocresía social

En el último salón erótico de Barcelona resulto polémico un video que pretendía mostrar la hipocresía de la sociedad española, o de todas las sociedades en general.

Como producto publicitario, debe de reconocerse a este video su capacidad de afectación/convencimiento porque hace que sin ninguna duda parezca hipócrita el comportamiento de muchas personas en relación con el sexo. No obstante, tengamos presente que hipocresía no solo se refiere a esconder los sentimientos o motivos reales de una acción, o a la inconsistencia entre aquello que se dice i aquello que se hace, sino que también se refiere a la falsedad con la que se hace lo que se hace, es decir, cuando se pretende conseguir un determinado estado de opinión y un determinado comportamiento en la audiencia aunque las intenciones (intereses) están alejadas de lo que parece. El vídeo en cuestión demuestra (o aplica intencionalmente) un profundo desconocimiento de los mecanismos de la vida social, pero es enormemente hipócrita en el último sentido de la definición. No en vano es un producto comercial. Veamos.

Continua llegint

“Encuéntrate a ti mismo y síguete”. Reflexión sobre un despropósito.

8 Things Society Says You Need To Do (But You Really Don’t

Creo que fue un Tweet el que me llevó a este documento (que no merece la pena leer). La última afirmación, una especie de “mandamiento” para resumir los anteriores, dice lo siguiente:

Find yourself – follow your own heart and mind. The point of this whole article is that you need to find yourself. Follow your own heart and mind, don’t conform to anything just because that’s what society expects from you.

(Encuéntrate a ti mismo – sigue tu corazón y tu mente. El núcleo de todo este articulo es que necesitas encontrarte a ti mismo. Sigue lo que te dicte tu corazón y tu mente, no te conformes con cualquier cosa sólo porque sea lo que la sociedad espera de ti)

Sinceramente, me escandaliza que tan enorme despropósito (como trataré de explicar) pueda pretender ser propuesto como un “mensaje de verdad y de liberación personal”. No obstante, no quisiera menospreciar el hecho de que sea bien recibido por muchísima gente. Es más, el axioma “escucha tu voz interior y no te sometas a las exigencias sociales”, en sus múltiples versiones (novelas, películas, publicidad, terapeutas, etc.), tiene gran difusión y amplio número de seguidores. Intento argumentar su falsedad y el porqué de su extraordinario éxito.

Continua llegint

Sobre la amistad

Los seres humanos establecemos múltiples formas de relación con otros seres humanos. El conjunto de estas relaciones, buenas y malas, condiciona el sentido de nuestra vida. Puede afirmarse con rotundidad que el valor de una vida humana depende de los encuentros que tenemos con otros seres humanos. Deseos, pasiones obligaciones, intereses, compromisos… caracterizan estos encuentros, el valor que tienen para nosotros y sus consecuencias.

La amistad es un tipo de relación que establecemos los seres humanos. Una relación de amistad es distinta del parentesco, de una relación erótica, de la solidaridad entre miembros de un colectivo, distinta a la identificación con una persona o grupo, distinta a la admiración y a tantos otros tipos de relación que podemos tener o establecer con nuestros semejantes. A veces, pueden darse juntas o mezclarse. También podemos confundirlas.

Continua llegint

Emociones e internet. Mirar y ser mirado.

Sencillamente, las emociones importan porque si no las tuviéramos, nada más importaría. Unas criaturas sin emoción no tendrían ningún motivo por el cual vivir ni tampoco, en realidad, por el que suicidarse. Las emociones son la materia de la vida… Las emociones son el cemento o el vínculo más importante que nos liga a las demás personas…. Desde el punto de vista del interés, las demás personas son esencialmente fungibles; desde una perspectiva emocional, no.

Elster. Alquimias de la mente

 

 

[Fragmento de una comunicación presentada junto con Pau Alsina en el IX congreso de la FES. Barcelona 2007.]

El individualismo moderno presupone un gran margen de libertad en la expresión social de las emociones y de los sentimientos. Hemos pasado de una representación social bien regulada y codificada de las emociones a una supuesta presentación espontánea de las mismas. Así la espontaneidad, convertida ahora en norma de expresión en público, se ha experimentado como la capacidad de liberarse de las convenciones sociales, que en el s. XVIII todavía regulaban totalmente la representación pública de las emociones. Pero habrá que ver si la supuesta espontaneidad de la expresión emocional en los espacios tecnológicos no está fuertemente regulada, es decir, tipificada e ‘institucionalizada’ por la estrecha fusión entre lo social y lo tecnológico.

Las emociones tienen en toda la historia de la cultura occidental, y especialmente en el mundo contemporáneo, un papel preponderante. Independientemente de cómo las comprendamos y cuál sea el papel que les asignemos en la naturaleza humana, la vida emocional, su expresión y su manifestación, tienen un lugar destacado en la comprensión de la acción social. En La retórica, Aristóteles, por ejemplo, “muestra, mejor que ningún otro filósofo, cómo las emociones están enraizadas no sólo en la psicología individual, sino también en la interacción social” (Elster, 2002:74).

Continua llegint

Irresponsabilitat política i assemblearisme.

[Em permeto una reflexió “política” perquè estic preocupat i trist. No la faig amb intenció crítica (potser una mica sí), sinó com a expressió del que m’amoïna. Ho escric des de la simpatía i perquè crec que aprofundir la democràcia no pot anar per aquí]

Els de la CUP insisteixen: no se senten culpables, diuen. És clar que no, en política no es tracta de ser culpable o no: és tracta de ser responsable. I això és el que no han estat, és ha dir, han estat irresponsables. Sense màcula, això sí, fidels als seus principis. Insisteixo, no es tracta d’això, o no es tracta només d’això, recoi: la missió del polític no és reflexionar, sinó prendre decisions [copio, al final, uns fragments de Max Weber].

Imagino que prendre en assemblea decisions sensates, responsables i guiades per la raó (la que sigui, però per la raó) és ben difícil. Podria acceptar que estic equivocat si se’m demostrés el contrari, però de moment l’experiència d’haver assistit a algunes assemblees em confirma el que diré.

Potser coneixeu la història dels homes del 101 Batalló de Reserva de la policia alemanya que la matinada del 13 de juliol de 1942 els van despertar i portar a una població polonesa amb la missió de separar a tots els homes, dones i nens jueus i afusellar-los allà mateix. Se’ls hi va permetre no complir les ordres i marxar, sense represàlies. No van tenir massa temps per reflexionar, però molts pocs ho van fer (uns 7 o 8 de varis centenars). Van preferir la matança (d’unes 1500 persones, crec recordar) que aparèixer davant dels companys com uns covards que giraven cua. Millor assassins que porcs traïdors!

Continua llegint

Emociones y tecnología

¿Qué papel tiene la tecnología en la construcción de emociones? ¿De qué manera se están tecnologizandolas emociones hoy? [Fragmento de una comunicación presentada junto con Pau Alsina en el IX congreso de la FES. Barcelona 2007.]

“Si intentamos comprender las técnicas mientras asumimos que la capacidad psicológica de los humanos está dada de antemano, no conseguiremos entender ni cómo se crean ni cómo se utilizan las técnicas” Latour, De la mediación técnica.

Sabemos que muchas de las emociones, incluso de las denominadas sociales, las compartimos con algunos animales. Pero, entonces, ¿qué tienen los colectivos humanos que no tienen los babuinos? Bruno Latour nos ayuda a responder esta pregunta: la mediación técnica. Siguiendo esta caracterización, y la del ‘medio’ que nos singulariza, recordaremos que la técnica es una forma de delegación que nos permite movilizar, durante las interacciones, movimientos hechos anteriormente, en algún otro lugar, por otros actantes.

Internet, así como un repositorio de vídeos en internet como youtube, no impacta en el medio social y en la vida emocional de las personas como si se tratase de un factor externo caído del cielo, determinando fatalmente nuestras relaciones. Más bien se trata de un factor endógeno del proceso social, pues tecnología y sociedad se co-producen simultáneamente. Podríamos afirmar que espacios como youtube lo que ‘únicamente’ hacen es amplificar un proceso social de largo recorrido. Se trata de ver ahora algunas de las consecuencias de esta mediación.

Continua llegint