El sexting

Sexting es tener relaciones sexuales por internet pasando fotos (Wikipedia).

El sexting consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles.

Esta voz inglesa, acrónimo de sex (sexo) y texting (escrito, mensaje), se usa para dar nombre a la costumbre cada vez más extendida entre los adultos jóvenes actuales de enviar mensajes o fotografías sexualmente explícitas mediante los teléfonos móviles. (Revista Muy interesante)

 

La definición de la Wikipedia considera el sexting como una nueva (¡?) forma de relación sexual. Sin duda que la comunicación electrónica, al romper las distancias y permitir una comunicación-contacto-relación constante, ha facilitado que la distancia no sea un impedimento (demasiado grande) para poder mantener una “relación” erótica o sexual entre parejas o personas que están separadas por miles de kilómetros o por solo unos metros. Aceptemos que, sin suplir el contacto físico, las imágenes y las palabras pueden permitir una relación erótica, pueden excitar nuestra imaginación o pueden hacernos conscientes de nuestros gustos y deseos, al obligarnos a poner en palabras lo que no suele ser verbalizado.

En cualquier caso, nos encontramos ante una práctica (enviar mensajes de texto o de imagen con contenidos erótico-sexuales elaborados por el propio emisor) que, como suele decirse, está aquí para quedarse y seguirá creciendo entre los usuarios de la comunicación electrónica, aunque solo sea de forma ocasional.

Son muchos más los que reciben este tipo de imágenes y textos que los productores, lo que pone en evidencia lo que ya sabemos: la facilidad del medio para reproducir y hacer circular los mensajes, incluso aquellos que, como muchos de estos, han sido enviados a través de un supuesto canal “privado”. No todos, pero sí muchos de los productores de este tipo de contenidos no son conscientes de las características de la comunicación digital: reproductibilidad, carácter indeleble, se encuentra fácilmente y se desconoce el público al que pueden llegar. Características inquietantes si tenemos presente lo mutable que puede ser nuestra vida (creencias, valores, emociones).

Pensemos qué puede llevar (motivar) a la práctica del sexting y por qué pude resultar tan atractivo. Lo primero que podemos tener en consideración es que el sexo seguramente es la dimensión más social de un ser humano, por norma general necesita del “otro” y, además, posee una enorme fuerza de atracción (lo cual no hace falta argumentar aquí). Nada tiene de extraño, pues, que cuando se dispone de un medio de comunicación-relación tan poderoso como el electrónico, se utilice para esa práctica tan social y atractiva como el sexo.

Pero además, hay que tener en cuenta la hipersexualización de las relaciones entre los jóvenes. Publicidad, videoclips musicales, cine, etc., ponen en evidencia esta importancia exagerada, central, de lo sexual-erótico en las relaciones personales. Un sexo-erotismo que se experimenta como capital erótico, como atractivo para aumentar nuestra capacidad de seducción y de ser admirado (aceptado, valorado, deseado, aclamado…) por los otros. Poner en circulación este atractivo, este capital, nos promociona y nos hace deseables. Aumenta nuestra cotización.

No hay que olvidar que en la sociedad de consumo los consumidores también somos productos. Debemos mostrarnos como productos deseables para el resto de consumidores (en tanto que posible pareja, amigo, padre/madre, trabajador, etc.). Las relaciones personales también están mercantilizadas. La imagen que proyectamos es fundamental. No cabe duda de que esta condición de consumidor/producto implica, como he dicho, una mercantilización de las relaciones personales, especialmente las erótico-sexuales, y que tiene consecuencias (tal vez no deseadas) en el trato entre personas, especialmente, de distinto genero-sexo.

Pero además, hay que tener muy en cuenta, por un lado, la importancia de la imagen en nuestra cultura de consumo. La imagen como presencia en el medio social, como símbolo de lo que somos o queremos ser y mostrar, y la imagen como lo que a través del sentido de la vista mostramos de nosotros mismos. Por otro lado, la tecnología electrónica nos ha sobreexpuesto a la imagen, tenemos el hábito de la reproductibilidad. Cualquier persona nacida en los últimos 15 años, tiene de él mismo centenares, si no miles, de imágenes. El selfie forma parte de su identidad. En relación a esta sobreexposición a la imagen electrónica cabe recordar que muchas veces se ignoran o se quieren ignorar las características antes expuestas del medio electrónico.

Si este es el ambiente (el contexto social) en el que hay que entender la producción del sexting, ahora debemos preguntarnos también por su reproductibilidad y fácil-rápida circulación. ¿Cómo es que lo íntimo se vuelve tan fácilmente público? ¿Por qué los que reciben las imágenes íntimas de otra persona como muestra de… confianza o amor (sin descartar, claro está, que también puede ser como muestra de su “valor”, de su arrogancia o de su voluntad de ser admirado) las comparten y publicitan con otras terminales-personas?

Seguramente, la facilidad para hacerlo es una explicación. También el desconocimiento (difusión) de las consecuencias de la reproducción y envío al espació público (la red de relaciones) de las imágenes (por el placer, el prestigio, la satisfacción, la gracia… que pueda producir). Además, tenemos las circunstancias, que pueden justificarlo todo, y el hecho de que la fidelidad, el compromiso o la palabra dada se han vuelto líquidos. No obstante, hay que resaltar que se pese a que se pueda reconocer la contingencia de la relación erótica-sexual y su “fugacidad”, su imprevisibilidad genera incerteza respecto del futuro. Se puede convertir y se convierte muchas veces en un riesgo. El sexting puede convertirse en un riesgo y acabar en traición. Habría que saber, claro está, si los jóvenes lo perciben de esta manera.

Anuncis

One thought on “El sexting

  1. Francesc, que bé que escrius !!!!! I quina importancia aquest article avui…… La societat ha fet un gir tan radical que cada dia, també em pregunto quin tipo de relacions els nostres fills (i filles) tindren , i fins a quin punt la sexualitat està tornant-se cada dia mès virtual… Crec també que els adolescents tenen només una visió molt pobre del perill de la facil divulgació pública de cada imatge, selfie, video etc…..
    Ho comentes molt clarament! Bravo!!!
    Primer cop que entro en el teu blog…però…crec qu’aniré seguint….. Interessantíssim!!!!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s