Las despedidas de soltero/a

El pasado jueves (5 marzo) participé en el programa de Catalunya Ràdio “Les mil i una nit” (de Maria de la Pau Janer) dedicado a las despedidas de solteros/as.

Resulta que desde principios de marzo hasta finales de setiembre (la temporada alta), Barcelona y otras muchas ciudades (europeas) se llenan los fines de semana de singulares grupos de mujeres y/o hombres que destacan per la indumentaria carnavalesca o incluso grotesca que suelen llevar, las camisetas grabadas para la ocasión, u otros atuendos donde se puede ver/deducir que se trata de una despedida de soltero/a. Si hacemos una búsqueda por internet comprobaremos que el negocio debe de ser bastante grande pues son docenas y docenas las empresas-web que ofrecen sus servicios para organizar estas despedidas.

Cuando se me formuló la propuesta para participar en el programa, lo primero que pensé es que, sin duda, se trataba de un “ritual de paso” pero que por la manera  como se llevaba a cabo y por los tiempos modernos en que tiene lugar, se producía una especie de inversión o perversión de lo que sería la naturaleza original, si alguna vez la llegó a tener, de un ritual de despedida de la soltería o de un ritual de paso en general.

Los rituales de paso (*) han sido momentos muy solemnes y destacados en la vida social y en la biografía de las personas. Se trata de momentos importantes y fundamentales en la vida de los individuos en los que la sociedad (sus representantes “adultos” o que ya forman parte de una determinada esfera social) acompañan a los jóvenes (o a los que van a incorporarse a un nuevo estado) en el paso/traspaso que van a dar con la acción que llevarán a cabo (en este caso, casarse o vivir en pareja). En una despedida de soltero, se supone que uno está abandonando la vida juvenil, es decir, te liberas o dejas a tras el infinito mundo de posibilidades y experiencias (que la vida adolescente y de soltero teóricamente te promete) y pasas a formar una nueva unidad social (la pareja, y tal vez la familia) y te especializas en el amor. Suele –o solía– ir acompañado también de una especialización en la vida profesional y social. Sin duda, todo este proceso ha cambiado sustancialmente o se ha diversificado, cuando menos.

_________________________

(*) Ritual de paso.

Manuel Delgado, en su Blog (El cor de les aparences), explica (y traduzco literalmente):

En los ritos de paso (1909), Van Gennep describe en términos antropológicos la distribución de las funciones y de los roles sociales: una especie de casa con distintas habitaciones, el tránsito entre las cuales se lleva a cabo por medio de diferentes formas de umbral. A la circulación protocolizada por los pasillos que separan las habitaciones de esta “casa social” o a la acción de abrir puertas i traspasar umbrales Van Gennep las denomina “ritos de paso”, procesos ceremoniales que permiten el paso de un estatus social a otro. Sirven para indicar y establecer transiciones entre estados diferentes, es decir, ubicaciones más o menos estables y recurrentes, culturalmente reconocidas en el seno de una determinada estructura social, en el sentido de ordenación de posiciones o estatus, que implican institucionalización o como mínimo reproducción de grupos y relaciones.

Según la teoría de los ritos de paso, el tránsito entre apartados de la estructura social o del universo presentan una secuencialización en tres fases claramente distinguibles: una inicial, denominada preliminar o de separación, que corresponde con el estatus que el neófito se dispone a abandonar; una etapa intermedia, que es aquella en la que se producía la metamorfosis del iniciado y que era denominada liminar o de margen, y un tercer movimiento en el que el pasajero se reincorpora en su nueva ubicación en la organización social: la fase posliminar o de reintegración.

La primera y la última de estas fases se corresponde con lugares estables de la estructura social, funciones reconocidas, estatuaciones homologadas culturalmente como pertinentes y más bien fijas. En cambio, la fase liminar –de limen, umbral o linde- implica una situación extraña, definida precisamente por la naturaleza alterada y indefinida de sus condiciones de existencia. Se trata de una nihilización, una liquidación, una negativización de aquello dado en el organigrama social.

La condición ambigua de aquellos que se encuentran en una situación liminar, las dificultades o la imposibilidad de clasificarlos con precisión –puesto que no son nada, pura posibilidad, seres a medio camino entre lugares sociales-, es lo que hace que se los perciba frecuentemente como fuentes de inquietud y peligro. Mary Douglas nos ha enseñado como todo lo que está mal o poco clasificado es, por definición, contaminante, de forma que existe una relación directa en todas las sociedades entre irregularidades taxonómicas y percepción social del riesgo. Entonces, resulta previsible que se le apliquen todos los mecanismos sociales que protegen a una comunidad estructurada contra la contradicción, pues encarna un personaje conceptual, la característica principal del cual es su condición fronteriza, es decir su naturaleza como lo que Alfred Schütz denominó ser-frontera, un límite de carne y hueso.

_______________________

 

Aunque, como digo, estamos lejos de un ritual de paso clásico en las actuales despedidas de soltero, sigue siendo importante la celebración que se lleva a cabo para, como mínimo, generar complicidad con el grupo de amigos (i/o familiares), y para hacerles partícipes del acto (la boda, la vida en pareja) que se va a llevar o se ha llevado a cabo (porque muchas veces se celebra retrospectivamente, lo cual no deja de ser significativo). Se trata de generar “cemento social”, vínculos sociales. Sin embargo, quiero sostener que más que de un rito de paso, en el sentido apuntado, se trata de una celebración (en el sentido puro del término) de la condición que supuestamente se ha de perder pero que la fiesta intenta perpetuar y rememorar: no se quiere abandonar –y se celebra su valor– la condición de joven y todo lo que se le supone, es decir, el mantenerse en un espació abierto a múltiples posibilidades (de encuentro sexual, de nuevas experiencias), a la falta de compromiso, a la indefinición social. La celebración es justamente esto: un carnaval de indumentarias, una aclamación pública, un jornada de descontrol y transgresión, una “última” reivindicación de la condición que se va a perder. Insisto en la tensión: el ritual debería escenificar el traspaso, el abandono de una condición para iniciarse y entrar en una nueva y que comporta un cambio de estatus, pero, sin embargo, se convierte en una fiesta (una “noche de juerga”), en una celebración de lo que supuestamente se debería de perder o abandonar.

 

Algunas de las empresas que se dedican a organizar estas fiestas se promocionan así:

 

Despedida de Soltero en Barcelona con planes que incluyen actividades de aventura, fiestas en barco, restaurantes únicos donde más que cenar lo que se propone es vivir una nueva experiencia.

Y hasta aquí algunas de nuestras propuestas para organizar vuestras despedidas de Soltero en Barcelona, experiencias únicas y diferentes con las que buscamos un objetivo claro, sorprender a todos los asistentes y en muchos casos a ti mismo.

Disponemos de las más bellas strippers, por ello os invitamos a contratar la despedida erótica más sensual que te puedas imaginar. Vuestras fantasías se harán realidad con nuestras rubias, morenas y pelirrojas…

Nuestras chicas, la envidia de los prometidos

Pero eso sí, el show no termina aquí, su última noche de soltero la disfrutará como nunca y no la olvidará en mucho, mucho tiempo. Porque sí, somos conscientes de que algún día la olvidará, y es que al final nuestro pobre amigo está tan enamorado que por mucho que se deje caer entre los voluminosos pechos de nuestras strippers, al final volverá a los brazos de la que en pocos días se convertirá en su mujer.

No te preocupes, porque las despedidas de soltero eróticas no faltan a la cita. En ellas podrás tener la oportunidad de hacer realidad todas tus fantasías en compañía de las chicas más atractivas. Da igual si tu mujer de ensueño es rubia, morena o pelirroja, la vas a tener a tu disposición para que baile sensualmente para ti.

 

Está claro, pues, que en nuestras sociedades contemporáneas (y consumistas) las despedidas de soltero, sin dejar de ser un ritual, se han convertido en una fiesta más a la manera en cómo entendemos la diversión en nuestro mundo urbano. Se trata de momentos de ruptura de la cotidianidad (supuestamente rutinaria y ligada al trabajo), de exposición a experiencias (relativamente controladas) donde pueda tener lugar una vivencia extrema o liminal, una vivencia que puede resultar extra-ordinaria.

Esto no desacredita, o no lo hace del todo, la importancia de los rituales y de los rituales de paso en la vida de las personas y en la vida social en general. Un ritual de este tipo, por más que tenga aires de fiesta, no deja de ser la conmemoración de un momento que puede dar un giro “trascendental” en la vida de una persona. Los rituales siempre apuntan a la transcendencia, a la transformación biográfica, a la disrupción en la vida social, a un acontecimiento que está por encima de la voluntad del oficiante (de ahí la necesidad de ser preparado).

Pero, qué duda cabe que en los tiempos líquidos las transformaciones y las rupturas a las que los ritos de paso se refieren se llevan a cabo, las más de las veces, de forma fluida, progresiva. La mayoría de los solteros y solteras que se “despiden” de una condición, de un estilo de vida para pasar a otro, no ignoran a dónde se dirigen y llevan tiempo que se han iniciado (en el sexo, en la vida en pareja… y en muchos de los cambios que en otro momento el “matrimonio” podía implicar). Por eso el ritual tiene mucho –y a veces solo tiene eso– de una celebración más de las muchas efemérides biográficas que deben de ser celebradas.

 

También merece una reflexión la diferencia que pueda haber entre las celebraciones de “solteros” y las de “solteras”. Aún cabría incluir las mixtas, pero es una complejidad para la que no tengo recursos.

Si tradicionalmente (en los contextos sociales donde esto ha sido más o menos frecuente) el “ritual de paso” y celebración pública era la que llevaban a cabo los hombres (pues la iniciación al matrimonio de las mujeres tenía lugar en un contexto más privado-familiar, en el llamémosle domos-gineceo), actualmente el volumen de celebraciones (y de negocio) de despedidas masculinas y femeninas se ha igualado. Parece evidente, a juzgar por las Web que ofrecen los servicios y por lo que se puede observar en la calle, que las mujeres han copiado (imitado –o no sé cómo decirlo–) los modelos masculinos de celebración. De hecho, son modelos de consumo y de negocio que se ofrecen empaquetados de una determinada manera.

Entre los participantes del programa “Les mil i una nits”, estaba Marina Salvador (http://www.marinasalvador.com/ ) y Carlos Gutiérrez (http://lagranmovida.com/ ), que se dedican a organizar despedidas y fiestas de solteros y solteras. Ambos coincidían en resaltar que había diferencias importantes entre unas y otras celebraciones. Mientras que en el anecdotario de Carlos había muchas situaciones que recordaban a los modelos de iniciación (que también era rituales de paso) de los cuarteles militares, en la experiencia de Marina destacaba el nivel de complicidad, intimidad y satisfacción de los rituales femeninos (que ya en su conceptualización eran muy diferentes).

Pese a que –y esto merecería una reflexión a parte- hay mucha imitación del ritual masculino en las “despedidas de soltera” (insisto en que el modelo de negocio impone patrones), las mismas web que promocionan sus servicios son conscientes (o como mínimo lo reflejan, lo cual también es significativo) de algunas sutiles (por profundas) diferencias en la predisposición al ritual y sentido otorgado a la fiesta.

Por ejemplo:

Vuestro amigo o familiar, tal vez ese que decía que nunca se iba a casar, ‘ha sido cazado’ y ha decidido dar ese paso tan importante. ¡El colega se casa! Y vosotros tenéis que organizarle una despedida de soltero potente para celebrarlo por todo lo alto.

Tu amiga ya ha puesto fecha a uno de los días más importantes de su vida y hay que celebrarlo con las personas más importantes que le rodean. Una despedida de soltera es mucho más que una fiesta entre amigas, es el momento en el que la novia celebra con su gente más querida (amigas, familia, compañeras de trabajo…) la decisión de dar ese paso tan importante: ¡casarse!

(La misma web inicia con cada uno de estos párrafos la presentación del espacio de “despedidas para hombres” y de “despedida para mujeres”)

 

Como conclusión, tanto de estas diferencias y similitudes entre celebraciones masculinas o femeninas, como del breve análisis de los ceremoniales de despedidas de soltero, cabe destacar la ambigüedad del ritual, no solo en la conciencia de los participantes (aunque esto habría que comprobarlo empíricamente), sobre la naturaleza de la “despedida” [las web indican que son percibidas –y así presentadas- como una fiesta-celebración donde buscar diversión y sorpresa], sino en su función social. No creo que se pueda afirmar la disolución (en términos de “licuación”) de los rituales de paso en las sociedades modernas contemporáneas, pues estos momentos son consustanciales de nuestra naturaleza social, y como ave fénix rebrotan de sus cenizas, pero sí que se pueden observar singulares cambios-mutaciones del ritual (con afinidades electivas al consumismo).

 

Nota:

Marta Fernàndez Prat ha estudiado la transformación de los rituales de paso en la Alemania del Este durante los años de la Guerra Fría. Rituales de paso como los ligados al nacimiento o la muerte fueron adaptados a las cosmovisiones que se querían “imponer”.

http://tdx.cat/handle/10803/5114

http://www.antropologia.cat/quaderns-e-28

Anuncis

One thought on “Las despedidas de soltero/a

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s