Control emocional y control social

Vivimos instalados la mayor parte del tiempo en el mundo de la vida cotidiana. Se trata, como nos ha mostrado la sociofenomenología (A. Schüzt), de un mundo que percibimos organizado y del que raramente dudamos. Es el mundo y es así. Generalmente, en este “nuestro” mundo, las acciones que llevamos a cabo tienen un motivo pragmático, es decir, solemos actuar para cambiar algo del mundo o para influir en las acciones (los comportamientos y las ideas) de nuestros congéneres. Nuestro interés es el objeto de nuestras acciones, es decir, la dominación del mundo de acuerdo con nuestros intereses.

Esta introspección fenomenológica no pasó desapercibida al genio griego. Aristóteles recopiló en su Retórica todo aquello que los griegos aprendieron sobre el arte de la persuasión. La retórica es definida por Aristóteles como la facultad de considerar en cada caso lo que cabe para persuadir (1355b). La persuasión es un medio para poder decidir o influir en las acciones de los otros. Persuadir es conseguir imponer nuestros intereses en la vida social. Tener, podríamos decir, capacidad de influencia (en la vida personal, social o política).

Tres son, para el maestro de los que saben, los argumentos retóricos que requieren del arte y de nuestro esfuerzo y que pueden ayudar a persuadir (1356a): lo que (se) demuestra (la fuerza formal-argumental), el carácter del que habla (la manera cómo nos presentamos ante los demás y somos percibidos, por ejemplo, como decentes y personas de fiar) y el poner al oyente en cierta disposición. Este tercer argumento retórico consiste en suscitar unas u otras pasiones en el oyente a través de nuestro discurso, pues es evidente que no concedemos igual nuestra opinión con pena que con alegría, con amor que con odio. Las pasiones son aquello por lo que los humanos cambiamos o diferimos para juzgar (1378a).

De la misma manera que el mundo de la vida cotidiana es un mundo dado por descontado, fundado en una certeza inmediata y en la ausencia de dudas respecto a su naturaleza, la mayoría de los humanos, sin necesidad de estudiar el arte reflexivo de la retórica, sabemos de la centralidad de las emociones, las que sentimos y las que somos capaces de suscitar en nuestros interlocutores, para conseguir nuestros propósitos. El control emocional como un modo de dominación. Suscitamos simpatía o temor a veces con el mismo propósito: conseguir que alguien haga eso que queremos que haga.

Podemos diferir en la bondad de los caminos de la persuasión, pero cualquier padre sabe cómo de útil es infundir amor o temor en un hijo para conseguir variar (o doblegar) su comportamiento, su acción y, claro está, su lógica emocional. Como decíamos en una entrada anterior, la ira –y el temor que puede infundir- puede ser una estrategia de control y de dominación en una relación familiar. No es necesario ningún tipo de reflexión para poder hacer uso de muchos de los argumentos retóricos que nos permiten cambiar el curso de la acción (el resultado de las interacciones) sociales según nuestros intereses.

Como resultado del arte o de la socialización, el control de las emociones es una herramienta clave en el dominio de la vida social. Controlar y suscitar las propias emociones, así como las ajenas, nos puede hacer más eficaces en nuestra capacidad de acción en el mundo.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s